Startup: ¿Fabricar cabello artificial a partir de plátanos?

Juliet Tumusiime, emprendedora ugandesa, convirtió la visión de los residuos agrícolas en una solución innovadora. Tras observar una gran cantidad de tallos de plátano desechados en una granja local durante su trabajo con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), decidió transformar este desperdicio en un producto valioso.

Hoy, a sus 42 años, lidera Cheveux Organique, una empresa que produce extensiones de cabello biodegradables a partir de fibras de plátano. “Nuestra misión es transformar la industria de la belleza proporcionando alternativas que beneficien su salud y el medio ambiente”, afirma Tumusiime. Según publica CNN Chile, las extensiones tradicionales, fabricadas con cabello humano o materiales sintéticos como nylon y PVC, plantean problemas ambientales y de salud. No son biodegradables y pueden contener metales pesados y químicos perjudiciales, además de irritar el cuero cabelludo de algunos usuarios.

Una alternativa ecológica

Cheveux Organique ofrece una solución a estos problemas con sus extensiones hechas de fibras de plátano. Estas son biodegradables, duraderas, y pueden ser tratadas, peinadas y coloreadas como el cabello natural. Tumusiime destaca que su producto es hipoalergénico, puede soporta el calor hasta 400 grados, y puede ser lavado y acondicionado.

Uganda, mayor productor de plátanos en África, genera alrededor de 10 millones de toneladas métricas de plátanos al día. Cheveux Organique colabora con los agricultores locales, comprando los tallos desechados y transformándolos en extensiones de cabello de alta calidad. “Es una forma de ayudar a reducir el desperdicio mientras creamos un producto premium,” señala Tumusiime.

La conversión de tallos de plátano en cabello es un proceso intensivo en mano de obra y costoso. Cheveux Organique vende su producto a $50 por 150 gramos, más barato que el cabello humano pero más caro que las opciones sintéticas. A pesar de estos desafíos, la empresa se ha expandido a mercados en Estados Unidos, Francia y el Reino Unido.

Tumusiime también está desarrollando centros regionales que actuarán como puntos de extracción de fibras y centros educativos para capacitar a los jóvenes en la gestión de residuos. Con 25 empleados permanentes y 100 trabajadores a tiempo parcial, Cheveux Organique está generando oportunidades económicas y educativas en las comunidades locales.

El futuro de la belleza sostenible

“Queremos asegurarnos de que esta marca sea un nombre familiar”, declara Tumusiime. En un mercado global de extensiones de cabello y pelucas que podría alcanzar los $710 millones para 2028, Cheveux Organique ejemplifica cómo los residuos agrícolas pueden convertirse en un recurso valioso, promoviendo la belleza sostenible y empoderando a las mujeres a tomar decisiones más conscientes.

Relacionada: Plataforma de recaudación de fondos para atraer startups