Reinventando la cadena de suministro de la automoción

La industria de automoción se enfrenta a una mayor volatilidad y disrupción que está cambiando su enfoque estratégico. Los actores que sepan afrontar los nuevos retos que se presentan, serán los que hayan sido capaces de adaptarse y prosperar aprovechando la tecnología para impulsar una renovación constante, transformando su cadena de suministro, de fabricación y las ventas.

En este contexto, con motivo de la celebración del IAA Mobility celebrado en Munich la consultora Accenture ha elaborado un informe denominado «Asimilando las disrupciones: Plan estratégico de la automoción para afrontar un nuevo mundo», en el que establece los 10 pasos, que todas las empresas del sector de la automoción pueden tomar para diferenciarse, innovar y crecer, de los que los 5 primeros están centrados en la mejora de la cadena de suministro.

Todo el cambio para los fabricantes de automóviles

A medida que las certezas económicas y geopolíticas de las últimas décadas han dado paso a la volatilidad y la disrupción en múltiples frentes, las premisas que sustentan las estrategias de los fabricantes de equipos originales (OEM) de automóviles también están cambiando dramáticamente.

Este no es un ajuste a corto plazo. Los acontecimientos que están remodelando el mundo permanecerán en los años venideros. Y todo esto llega en un momento en que la industria ya está atravesando la mayor transformación de su historia, como es el paso de los motores de combustión interna a vehículos eléctricos y negocios ecológicos.

Para responder eficazmente, los OEM tendrán que desarrollar nuevos productos, áreas comerciales, capacidades y estructuras, a lo largo de la cadena de suministro y tendrán también que revisar y reinventar estrategias establecidas desde hace mucho tiempo para el suministro, la fabricación y las ventas.

Reconstruir el suministro para un mundo perturbado

Si bien las cadenas de suministro globales han generado importantes ahorros de costes durante estos últimos años para el sector de la automoción en su conjunto, también han demostrado ser sumamente vulnerables a perturbaciones como las causadas por la pandemia y la guerra en Ucrania.

Como resultado de estas y otras disrupciones similares, el 76% de los ejecutivos del sector de América del Norte dicen ahora que factores como la disponibilidad y la velocidad son más importantes que el coste, y están eliminando riesgos cambiando las estrategias de la cadena de suministro para reforzar la disponibilidad de componentes y materias primas.

Es recomendable el uso de herramientas y soluciones digitales para que las cadenas de suministro sean más rápidas, eficientes y robustas. Sin embargo, la decisión no parece que deba ser entre costes y disponibilidad, ya que, según el informe de la consultora norteamericana, es posible que los fabricantes de automóviles puedan lograr ambas cosas, siguiendo las siguientes recomendaciones.

1. Combinar el suministro global y local

Es preciso apoyar un enfoque de aprovisionamiento combinado, reactivando las estrategias de aprovisionamiento dual y múltiple que la industria abandonó hace muchos años en favor de los componentes de un sólo proveedor.

Para mantener unos costes de aprovisionamiento razonables, se sugiere que las ubicaciones de bajo coste -principalmente en Asia Oriental– sigan siendo la principal fuente de suministro de piezas. Sin embargo, para garantizar la flexibilidad, los fabricantes deberían recurrir al menos a un proveedor local alternativo que actúa como amortiguador frente a aumentos inesperados de la demanda.

El enfoque combinado estaría especialmente indicado para los componentes críticos, cuya ausencia podría paralizar las líneas de producción, incluidos los semiconductores y las baterías de los vehículos eléctricos. Pero el planteamiento también debería abarcar piezas más ordinarias, como mazos de cables o cerraduras de puertas.

2. Controlar los procesos de valor añadido

A medida que la disponibilidad y la rapidez cobran importancia, hay que abandonar la idea de la «gestión ajustada». Se trata de un planteamiento muy extendido para reducir costes, centrándose en la entrega del justo a tiempo en lugar de en el almacenamiento.

A este respecto, el 46% de los directores generales de automoción señalan que para ellos es prioritario mantener un inventario adicional de piezas críticas para hacer frente a las fluctuaciones imprevistas de la demanda y crear reservas contra retrasos e interrupciones.

3. Recurrir en mayor medida a la cadena de suministro interna

Una mayor integración vertical interna puede reforzar la seguridad del suministro y reducir la incertidumbre. Aunque a menudo conlleva importantes costes iniciales, una cadena de suministro más integrada verticalmente puede hacer frente mejor a los cambios en el entorno operativo. Una consideración importante para los fabricantes de equipos originales debe ser si la integración vertical puede reducir el coste total de propiedad o reducir el riesgo.

4. Digitalizar la cadena de suministro

Es recomendable el uso de herramientas y soluciones digitales para que las cadenas de suministro sean más rápidas, eficientes y robustas, cualidades vitales cuando se trata de cadenas de suministro más fragmentadas. Lograr una mejor visibilidad de la cadena de suministro debe ser una prioridad, según el 50% de los directores generales de automoción.

Es preciso establecer una transparencia total de la cadena de suministro en tiempo real mediante soluciones en la nube que integren datos de proveedores, fabricantes, proveedores de servicios y otros.

Es posible gestionar automáticamente el almacenamiento, el transporte y el inventario iniciando pedidos basados en previsiones avanzadas y objetivos actualizados. Esto reduce el riesgo de error humano y garantiza la disponibilidad de los productos en el momento en que se necesitan.

5. Reducir, reutilizar, reciclar

La «circularidad» de los materiales desempeñará un papel decisivo a la hora de reducir la exposición a la volatilidad de las cadenas de suministro mundiales y los precios de los materiales. Los fabricantes de equipos originales deben mantener las materias primas en uso el mayor tiempo posible y al mayor valor posible, ya que la circularidad ayuda a absorber las perturbaciones de la cadena de suministro y disminuye la dependencia de las materias primas.

Una gestión más eficaz de los recursos al final de su vida útil también minimiza los residuos y el consumo de recursos. Los vehículos eléctricos se verán especialmente afectados por el aumento y la volatilidad de los precios de los minerales y los metales, ya que son menos accesibles en un mundo en el que las barreras comerciales son cada vez mayores.

Relacionada: Desafíos claves del sector automoción