Realizan primera prueba de biocombustibles para transporte marítimo

El desafío del nuevo estándar de combustible IMO2020 será un gran aporte si hablamos del transporte marítimo.

La Compañía Española de Petróleos, más conocida por el acrónimo Cepsa y propiedad de Mubadala Investment Company, hizo pruebas de biocombustibles para transporte marítimo en España que son pioneras en su clase, como parte de ese compromiso asumido por los ejecutivos hace algunos meses contra el cambio climático.

Los responsables han ofrecido algunos detalles sobre los ensayos con biocombustibles avanzados de tipo 2G en uno de los tantos barcos que utiliza la compañía, el Montestena, propiedad de Ibaizabal, a lo largo de las últimas semanas de actividades de esta embarcación en el país.

En tiempos en los que se está intentando impulsar el transporte marítimo de camiones y otras variantes del mismo, incluso con diferentes ayudas por parte del estado, la compañía se posiciona como una de las líderes del sector. Dentro de la nota afirman que así refuerzan su posicionamiento “como referente de la transición energética”.

En cuanto a los pormenores de esta experiencia, hay que decir que el biofuel se cargó en la planta de Bioenergía de Cepsa, localizada en el Parque Energético San Roque de Cádiz, luego de que Cepsa hubiera sometido el producto a una serie de análisis en su Centro de Investigación para verificar que cumpliera con todos los requisitos esenciales.

Carlos Giner, director de Bunker de Cepsa, destacó en este sentido que sus exámenes confirman “la seguridad y viabilidad técnica del empleo de biocombustibles avanzados en el transporte marítimo, un sector que tiene la ambición de descarbonizarse”, y que inevitablemente deberá recurrir a los nuevos combustibles sostenibles.

Javier Antúnez, director de Biocombustibles de Cepsa, agregó que “esta solución demuestra al mercado que los biocombustibles de segunda generación se pueden usar como combustible directo para ayudar a la industria a cumplir sus objetivos de reducción de emisiones, y que su implementación es viable en el corto y medio plazo”.

Relacionada: Crisis energética hace analizar uso de biocombustibles