Mejora lentamente salida de contenedores con productos perecederos en China

Lentamente se empieza a reanudar la venta de productos perecederos transportados en contenedores reefer (refrigerados) que llevan varias semanas detenidos en los puertos y almacenes chinos debido al brote del coronavirus (Covid19).

Sin embargo, aún existe incertidumbre sobre la normalidad, ya que pasará un tiempo considerable antes de que se reactive completamente la economía.

Mejora lentamente salida de contenedores con productos perecederos en China / Foto: The NY Times

Chile

Casi 2.000 contenedores reefer llegaron a estar varados en puertos y almacenes chinos; sin embargo, la asociación de exportadores de frutas de Chile ASOEX dijo que la fruta se vende nuevamente.

Ronald Bown, presidente de ASOEX dijo que «En los últimos días se ha observado un mayor movimiento en la comercialización de la fruta chilena en los mercados secundarios en China tales como: Changsha, Zhengzhou, Chengdu, Chongquing, entre otros, lo cual está contribuyendo a la ventas registradas en los mercados mayoristas tradicionales como Shanghai y Guangzhou, lo cual, ha permitido bajar los stocks de cerezas y de otras frutas».

Bown agregó que los nuevos reportes del mercado, muestran un aumento de los volúmenes vendidos con: 33 contenedores de cerezas, 8 contenedores de uva de mesa, 17 contenedores de nectarines y 21 de ciruelas.

«Los mercados en China, al día de hoy, están retomando las ventas por sobre los 70 contenedores, impulsados por cerezas, nectarines y ciruelas, incrementando un 24% las ventas diarias en relación a los últimos días. Actualmente, existen 1.478 contenedores disponibles para su venta en China», cerró el dirigente de los exportadores de frutas.

Existiría hasta el día 18 de febrero, un stock total de 1.478 contenedores (564 contenedores de cerezas, 448 de nectarines, 192 de arándanos, 179 de ciruelas, 55 de paltas y 40 de uvas de mesa).

Relacionadas: Navieras podrían declarar fuerza mayor y dejar contenedores reefer en otros puertos

Respecto de las cerezas, se espera que durante el transcurso de esta semana se termine con el stock de contenedores de esta fruta.

El productor y exportador frutícola (arándanos y cerezas) y dirigente de la Asociación de Agricultores de Ñuble, Álvaro Gatica, comentó a La Discusión que “se ha vuelto un poco a la normalidad muy lento, los contenedores de cerezas se han ido vendiendo no con la rapidez que hubiéramos querido, pero se ha estado saliendo, y ha ido aumentando un poco día a día, pero a su vez, con un precio inferior, que nosotros estimamos en un 30-40% menos, debido en gran medida a que hay una menor demanda”.

Consultado por la calidad de la fruta tras la larga espera en los puertos, el dirigente sostuvo que “la fruta en general, excepto algunas variedades que llevan varios días, está en buenas condiciones”.

Por otra parte, reconoció que gracias al mejor manejo de postcosecha y a los llamados “Cherry express”, barcos que desde el año pasado están transportando la cereza desde Chile a China en apenas 22 días (lo normal son 30-32 días), “y por lo tanto, la fruta llega con mucha mejor calidad y aguanta más, y eso también ayudó a muchos a entrar al mercado antes de la crisis”.

Gatica explicó que “se ha ido vendiendo lento porque la distribución interna de ellos está muy mala, no hay distribución porque no hay gente que distribuya, la gente no sale, y ése ha sido el problema mayor, entonces, las ventas por ecommerce han funcionado, pero no hay distribución”.

Añadió que si bien la cereza ha sido muy perjudicada con la crisis, el arándano ha sufrido mucho también, “lo que se venía dando desde antes de la crisis, por la gran cantidad de cereza que estaba llegando. Eso influyó en que el precio del arándano bajara cerca de un 20%, porque los chinos prefieren la cereza, y bueno, después del coronavirus el arándano simplemente no se ha estado comercializando”. En ese sentido, estimó que la caída del precio se profundizó, llegando a un 50% e incluso más.

Ecuador

China representa para Ecuador el 4% de las exportaciones totales, lo que en el 2019 se tradujo en unos US$2600 millones, según la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), que en su más reciente reporte de exportaciones –de enero a octubre del 2019– destaca al camarón (US$1643 millones) y el banano (US$196 millones) como los principales productos que llegan a China.

Sin embargo, justo el banano (-6%), además de las flores (-49%) y los residuos alimentarios (harina de pescado y de camarón) (-49%) son los tres productos primarios que sí muestran un declive en las exportaciones en enero pasado, en comparación con el mes inmediato anterior dijo El Universo.

Relacionadas: Industrias electrónica y automotriz son las más afectadas por coronavirus

El 6% de baja de las exportaciones de banano a China en enero se habría producido por la paralización momentánea de los envíos de la fruta por parte de los productores nacionales a raíz de la demora en los pagos de sus clientes chinos, por la emergencia del coronavirus. 

Así lo analizó Richard Salazar, titular de la Asociación de Comercialización y Exportación de Banano (Acorbanec), quien señaló que hasta el viernes 7 de febrero había incertidumbre en el sector exportador bananero debido a que no recibían los pagos de los envíos de las dos últimas semanas del 2019 y las tres primeras de enero pasado. “Había contenedores represados debido al Año Nuevo y al coronavirus”, indicó el dirigente, quien sin embargo señaló que los pagos llegaron el lunes 10 y han recibido más pedidos de la fruta.

Sin embargo, en enero pasado se exportaron 100 millones de libras, 10 millones más que en enero del 2019. Se destacó que el 67% de la producción de camarón ecuatoriano va a China y el 55% de las importaciones totales chinas de camarón corresponde al crustáceo ecuatoriano.

Estados Unidos

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) anunció esta semana que China había tomado «numerosas acciones» para implementar sus compromisos relacionados con la agricultura bajo el acuerdo comercial de la Fase Uno con los EE.UU, que entró en vigencia el 14 de febrero. indicó The Loadstar.

Entre las medidas se encuentran la apertura del mercado chino a las patatas picadas frescas, levantamiento de la prohibición de las aves de corral, mariscos y productos relacionados de los EE.UU. y la actualización de las listas de productos que pueden exportarse a China.

Relacionadas:Coronavirus interrumpe reposición de contenedores reefer en Chile

Además, el país asiático anunció exclusiones arancelarias para las importaciones de productos agrícolas de EE.UU. y una reducción de aranceles sobre ciertos productos agrícolas de EE.UU. según el USDA, «este tipo de acciones facilitarán el progreso de China hacia el cumplimiento de sus compromisos de compra de la Fase Uno».

Los exportadores estadounidenses de productos perecederos han perdido mucho terreno frente a los competidores extranjeros, ya que los aranceles socavaron su competitividad y todavía hay mucha incertidumbre sobre los detalles del acuerdo comercial entre ambos países

Perú

El presidente de la Asociación de Exportadores (ADEX), Erik Fischer Llanos, expresó que existe una incertidumbre en la comunidad exportadora por los efectos del coronavirus Covid19, recordó que China es el primer mercado de los despachos del Perú.«El impacto en las cifras será más visible en marzo y abril», estimó.

La asociación advirtió que las precauciones para prevenir la propagación del virus podrían afectar seriamente las condiciones comerciales el próximo mes, mientras que los cuellos de botella en la capacidad resultantes de viajes en blanco y vuelos reducidos drásticamente a China crecerían.

Relacionadas: Barcos evitan China y caos en las cadenas de suministro mundiales se intensifica

Se espera que esto genere un aumento en las tarifas a China, que a la mayoría de los exportadores les costaría absorber.

ADEX informó que algunas de sus empresas asociadas enfrentan un impacto negativo. Una del sector pesca no tradicional tiene contenedores en varios puertos de China que no pueden ser descargados por lo que solicitó la extensión de días libres a la naviera para aplacar la situación. Otras dejaron de exportar, tienen retrasos en el pago y sobre stock.

Una empresa del sector agro que despachó uvas y mangos a China reaccionó y redireccionó su carga a Europa, otras recibieron la cancelación de las órdenes.