Intensifican los controles de vehículos pesados

Las policías y cuerpos de seguridad de toda Europa desarrollan esta semana una nueva campaña de control centrada en los vehículos pesados. Esta campaña se llevará a cabo en las carreteras de todo el Viejo Continente entre este lunes, 19 de febrero, y el próximo domingo 25.

El dispositivo de control forma parte del calendario anual de vigilancia que llevan a cabo las autoridades y que tiene lugar tres veces cada ejercicio con participación de diversos cuerpos policiales. Además, en este caso concreto, esta campaña de control de camiones se llevará a cabo en colaboración con la Autoridad Laboral Europea, para estrechar la vigilancia sobre las condiciones laborales del transporte. De manera particular, se controlarán los tiempos de conducción y descanso, para verificar si se exceden las horas de conducción permitidas y si se realizan los descansos estipulados.

De igual manera, los cuerpos de seguridad también verificarán si los tacógrafos funcionan correctamente, así como posibles manipulación para falsear los registros y eludir los controles policiales. Así mismo, en el caso de los camiones, se comprobará, además, si la carga excede del peso permitido y si va bien estibada.

Robo de combustible, amenaza latente de seguridad en transporte

El robo de combustible es la principal amenaza de seguridad en el transporte según la ACE, dándose sobre todo en el mismo punto de origen del recorrido del camión, según esta organización ha podido concluir gracias a los datos ofrecidos por los propios profesionales a la Asociación para la Protección de Activos Transportados.

Esta información permite saber que la mayoría de los robos contra los transportistas tienen lugar en las instalaciones desde las cuales comienzan sus trayectos, donde los ladrones aprovechan alguna distracción para introducirse al camión parado, haciéndose con los objetos que tenga a mano si bien en casi todos los casos su gran objetivo no es otro que el gasóleo.

Desde ACE explican que la mercancía que más se roba es justamente el combustible, un fenómeno que se repite en los países abarcados por el estudio, como EspañaAlemaniaFrancia o Gran Bretaña, ordenados de acuerdo a la cantidad de incidentes que se refirieron en los últimos meses, siendo el territorio británico el más inseguro.

Si el combustible fue robado en más de un cuarto de los atracos, le siguen en la preferencia de los delincuentes diferentes mercancías como suministros metálicosvestimenta y calzado y alimentación y bebida, además del robo del vehículo. Independientemente del tipo de episodio, la carretera y el punto de destino son más seguros que el de origen.

Por supuesto, todo esto se agrava por la escalada del precio del combustible, que supone que el repostaje represente enormes pérdidas para las víctimas, y no haga más que envalentonar a los ladrones que saben que se llevan un botín suculento si tienen la astucia suficiente para abordar el camión o al profesional y robarse con el gasóleo del vehículo.

Relacionada: Medidas de seguridad en el transporte terrestre pesado