Crece interés por inversión naviera en propulsión eólica

Mitsui OSK Lines (MOL), el mayor armador de Japón, ha expresado su confianza en su sistema de propulsión eólica de desarrollo propio, anunciando sus planes para instalar su vela dura Wind Challenger en otros siete buques de transporte a granel seco y multipropósito (MPP).

Según publica Splash, MOL dijo que también que está considerando instalar el Rotorsail de Anemoi en algunos de estos barcos junto con el Wind Challenger. Las instalaciones se sumarán a cuatro barcos que ya llevan varias formas de propulsión eólica. Además de su propia tecnología Wind Challenger, desarrollada en colaboración con Oshima Shipbuilding, MOL también instalará Ventifoils de EconoWind en un MPP que se entregará el próximo año.

MOL planea lanzar 25 buques equipados con Wind Challengers para 2030 y 80 buques para 2035, lo que lo convierte en uno de los inversores más comprometidos del mundo en tecnología eólica.

Auge de esta tecnología

Los objetivos de reducir las emisiones en el transporte marítimo, es el camino que han seguido una serie de operadores logísticos en todo el mundo. La utilización de energías renovables que contribuyan a minimizar los efectos del cambio climático, es la apuesta que están desarrollando las principales navieras a nivel global.

Por ejemplo, Hapag-Lloyd desarrolló un nuevo concepto de portacontenedores de 4.500 TEU que se propulsa por energía eólica. Este innovador buque tendría ocho mástiles retráctiles con velas aerodinámicas que cubren una superficie combinada de 3.000 m2.

Aunque el buque funcionaría principalmente con motor, las velas ayudarían a reducir el consumo de combustible. En condiciones de viento adecuadas y a baja velocidad (8-10 nudos), el buque podría propulsarse sólo con el viento. Este concepto de portacontenedores de tamaño mediano asistido por energía eólica es el resultado de la asociación de Hapag-Lloyd con Technolog Ship Design.

Actualmente, el equipo del proyecto está utilizando datos meteorológicos históricos para evaluar cómo se comportaría el buque en el servicio ‘Conosur’ de Hapag-Lloyd, una operación conjunta con Maersk que conecta las costas este y oeste de Sudamérica a través del Cabo de Hornos.

El desarrollo de este tipo de tecnología es un paso importante hacia la descarbonización del transporte marítimo. Al aprovechar la energía eólica, una fuente de energía renovable y sostenible, Hapag-Lloyd está demostrando su compromiso con la protección del medio ambiente y la promoción de un futuro más verde.

Relacionada: Importancia de la Carta Eólica para puertos europeos