Argentina: Actividad económica crece 5,2 % en 2022

La actividad económica de Argentina creció 5,2 por ciento interanual durante 2022, informó hoy jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). El dato publicado por la entidad estatal es preliminar a la cifra de variación del Producto Interno Bruto (PIB) que se conocerá oficialmente el próximo 22 de marzo.

La economía del país sudamericano se contrajo 1,2 por ciento interanual en diciembre pasado, registrando una fuerte caída del 18 por ciento en la agricultura, la ganadería, caza y silvicultura. Asimismo, se reportó una merma del 2,1 por ciento en la industria manufacturera, del 1,7 por ciento en la construcción y del 1,1 por ciento en el comercio.

Por su parte, la pesca creció en el último mes del año un 15,5 por ciento, seguida de la hostelería y la explotación de minas y canteras, sectores que reportaron un alza del 10,8 por ciento, respectivamente.

Sin embargo, en todo el 2022, la producción industrial acumuló un crecimiento del 4,3 por ciento mientras la construcción del 3,5 por ciento, detalló la agencia estatal de noticias Télam. Para el 2023, el gobierno argentino proyecta un crecimiento del 2 por ciento en línea con las estimaciones de organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI).

CAC advierte sobre las dificultades para importar

Un relevamiento realizado por el departamento de Comercio Exterior de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) le puso números a la sensación generalizada respecto de las serias dificultades que atraviesan las empresas argentinas para tramitar autorizaciones para importar en el marco del Sistema de Importaciones (SIRA).

Tal como publica Trade News, el SIRA reemplazó el Sistema Integral de Monitoreo de las Importaciones (SIMI), donde los operadores presentaban una declaración jurada para poder importar y, con el SIRA, el Gobierno aseguró que su objetivo sería tanto mejorar el control como agilizar los tiempos de autorización de importaciones, sobre todo, para las pymes.

Con el SIRA, los plazos de vencimiento se redujeron de 180 a 90 días y, si bien el Gobierno indicó que existiría un control en tiempo real de saldos, de la situación fiscal y el flujo financiero de las empresas (gracias a la creación de la Cuenta Corriente Única del Comercio Exterior), la práctica dista de los objetivos planteados en un inicio.

La muestra de la CAC abarcó a unas 200 empresas, entre micro, pymes y grandes, que importan todo tipo de insumos para un amplio rango de industrias, desde materias primas hasta partes, bienes intermedios y bienes de capital.

Relacionada: Brasil y Argentina unen fuerzas para levantar sus economías