Almacenamiento e infraestructura, tendencias para el 2022

Los últimos dos años han visto cambios radicales en la vida cotidiana de casi todos en todo el mundo, impulsados ​​por la necesidad de reducir los requisitos de contacto y cambio. El uso de la tecnología se ha expandido rápidamente para el trabajo, el aprendizaje y el entretenimiento remotos, impulsando la demanda mundial de datos y almacenamiento a niveles récord.

Según explica Rob Allen, director europeo de marketing y servicios técnicos en Kingston Technology en Data Center Dynamics, «a medida que nos adentramos en 2022, parece que lo que comenzó como tendencias emergentes llegó para quedarse, al menos por un tiempo». Agregando que «si bien es posible que no volvamos exactamente a las mismas situaciones de confinamiento experimentadas en todo el mundo durante 2020 que llevaron a miles de millones de personas a trabajar desde casa, la situación actual es que muchas empresas ahora han adoptado un modelo híbrido, con algunos empleados trabajando de forma remota y otros en la oficina«.

Con todo lo anterior, Allen, da a conocer algunas tendencias en almacenamiento e infraestructura, confiando en nuevas aplicaciones en la nube para mantener la productividad y garantizar que los equipos aún puedan trabajar en estrecha colaboración.

Tendencia 1: Aumento de la demanda de infraestructura

Nunca estará lejos de un titular de noticias que discuta los pros y los contras de si un enfoque híbrido de los negocios se convertirá en la norma, incluso después de que los desafíos de la pandemia hayan terminado. Actualmente, la mayoría de las empresas ofrecen a su personal la opción de trabajar fuera de la oficina durante al menos algunos días de la semana.

Una razón popular citada por quienes están a favor de trabajar desde casa es que las herramientas en línea y en la nube a las que millones de personas se han acostumbrado a usar regularmente, como Zoom, Skype y Microsoft Teams, han funcionado extremadamente bien y han permitido que la productividad y la colaboración continúen, incluso con personal trabajando de forma remota.

Es probable que lo que comenzó como tendencias a corto plazo se convierta en elementos permanentes en 2022, con cambios a largo plazo en el trabajo y la vida hogareña, por lo que el uso de entretenimiento y servicios digitales seguirá creciendo.

Tendencia 2: Nuevas tecnologías

Las tendencias cambiantes en tecnología en los últimos dos años no sólo están siendo impulsadas por la necesidad de reducir el contacto social. La Inteligencia Artificial, el aprendizaje automático, 5G y Edge, la proliferación de dispositivos IoT, la tecnología blockchain, la realidad aumentada (AR) y la realidad virtual (VR) son temas candentes en el mundo de la computación y están destinados a crecer en 2022.

Dado que el almacenamiento y la memoria desempeñan una parte fundamental de todos los sistemas digitales y son clave para habilitar estas nuevas tecnologías, podemos esperar una mayor demanda de recursos de memoria en el dispositivo, así como de infraestructura de datos para respaldarlos.

Tendencia 3: Seguridad

La ciberseguridad ya es uno de los mayores problemas a los que se enfrenta cualquier empresa, y el cambio al trabajo híbrido ha creado nuevos problemas de los que deben preocuparse los departamentos de seguridad de TI. Fuera del paraguas protector de las redes de oficina, existe un riesgo real de filtraciones de datos y los dispositivos se han vuelto más susceptibles a los ataques de malware. Esto es en un contexto en el que el ransomware se está convirtiendo en una gran amenaza que puede paralizar por completo una empresa.

Para enfrentar estos desafíos, los modelos de seguridad de autenticación de confianza cero están creciendo en uso, siguiendo la recomendación del NCSC del Reino Unido. Las respuestas más rápidas a los ataques de día cero ayudan a limitar las consecuencias de los incidentes de seguridad, y las soluciones basadas en IA/aprendizaje automático podrían ver una mayor implementación para permitir el rastreo de fugas más rápido.

Tendencia 4: Escasez de suministro

La oferta limitada de productos tecnológicos en los últimos dos años ha sido impulsada por un rápido aumento de la demanda, una producción reducida y la interrupción de las cadenas de suministro, que fue causada por una miríada de factores. Los retrasos y la reducción de la disponibilidad han ralentizado los despliegues de nueva tecnología y han hecho subir los precios.

Si bien gran parte de la atención se ha centrado en la escasez de procesadores, el impacto más amplio de una oferta reducida de este componente clave ha afectado la producción de muchos tipos de productos. Esta tendencia ciertamente continuará a principios de 2022 y probablemente se sentirá durante algún tiempo después.

Relacionada: Tendencias en comercio electrónico para el presente año